Home Una pequeña introducción

Una pequeña introducción

Antes de presentarme, quiero darte la bienvenida.

Este es un blog que lancé en enero 2018 y en el que llevo tiempo trabajando pero antes de empezar a contarte porque escribo este blog, me presento:

Mi nombre es Eva López, tengo 28 años y nací en Girona. Resido en Munich (Alemania) en donde trabajo con Business Developer para el mercado español. Estoy casada y tenemos un perrito llamado Oni, es un precioso bulldog francés negro con manchas blancas al que le gusta dormir y comer más que a mí. Me apasiona la cocina y viajar. Mi sueño, si algún día me tocara la lotería (aunque para eso creo que primero debería jugar) es montar un hotel con un pequeño restaurante.

Mi pasión por la cocina nació hace años con un pastel de zanahoria. Recuerdo como una amiga de la infancia lo trajo a una fiesta y me encanto, me gusto tanto que le pedi de la receta. Pero no fue el sabor del pastel, sino ver lo feliz que hacia el pastel a la gente, lo que hizo que naciera mi pasión por la cocina. Para mi, algunos de los mejores momentos de la vida, son alrededor de la mesa, las comidas de domingo con la família, la comida el día de Navidad, ese restaurante especial al que vas para celebrar San Valentín o esa pizzeria en Niza en donde probaste la mejor pizza y jamás ni tu ni tu Papá habéis vuelto a encontrar. Y es que mi pasión por la comida se funde con mis ganas de viajar, descubrir mundo, nuevas culturas, nuevos platos, nuevas especies y técnicas.

Con este blog, espero poder compartir contigo recetas que te animen a cocinar y saquen sonrisas a tus invitados. Y si te da miedo empezar a cocinar, créeme, si lo intentas, en poco tiempo serás un experto/a y sino, mira mi Gyudon en 2015 y ahora. Plus! Todas mis recetas han sido probadas así que seguro que te saldrán geniales. ¿Te animas a probarlas?

Si quieres ponerte en contacto, si tienes alguna duda sobre una receta o, si simplemente quieres saludarme, no dudes en mandarme un email a hello@sal-pimienta.com.

Este blog no tendría sentido sin ti. Gracias.

Un abrazo desde Munich,

Eva